miércoles, 20 de marzo de 2013

Tarta de fresas

¡¡¡Buenas a todos!!!

Hace tiempo que no escribía una entrada de recetas y ya iba siendo hora de volver a crear una, pero como a mi me gusta hacerlas antes para comprobar como son, dar mi punto de vista, daros consejos y si esta más o menos buenas, pues como no he tenido mucho tiempo, no ha podido ser hasta ahora. 
Lo curioso es que si no me equivoco este es el primer postre asiático que os traigo, pero vamos creo que he entrado por la puerta grande con semejante tarta. Advierto que no soy pastelera ni tampoco cocinera, simplemente soy una aficionadilla a la cocina, de ahí que puede que la pinta de mis recetas no sean de catálogo (advertidos quedáis XD)

Ingredientes:
§   Mantequilla 80 g.
§   Harina 100 g.
§   Leche 100 ml.
§   2 huevos, separaremos las yemas y las claras.
§   Azúcar 100 g.
§   Nata para montar 200 ml.
§   Queso mascarpone 150 g.
§   Azúcar glass 16 g.
§   Kirsch (licor de cereza y otra fruta) 15 ml.
§   Fresas de 10 a 15 unidades.

Utensilios:
§   Boles varios.
§   Molde para el bizcocho.
§   Bandeja de horno grande para meter el molde del bizcocho.
§   Batidor, preferentemente eléctrico para no dejaros el brazo.
§   Espátulas y cubiertos.
§   Peso y medidor de líquidos.

Preparación:
En un principio os recomiendo que peséis todos los ingredientes y los tengáis a mano, para no tener que ir midiendo cada cosa en el momento que se necesite, además de poner a precalentar el horno, una vez hecho esto comenzamos. 

Reblandecemos la mantequilla hasta que quede hecha una pasta no muy sólida, pero tampoco este hecha caldo, si se ha derretido un poco hasta estar líquida no pasa nada, pero yo prefiero que no lo esté mucho (si no me equivoco con 10 segundos en el microondas a 900 vatios, máxima potencia de mi microondas, era más que suficiente) Una vez tengamos la mantequilla con esta textura la ponemos en un bol y vamos añadiendo poco a poco el azúcar y la harina, (os recomiendo que reservéis un par de cucharadas de azúcar) Cuando estén estos ingredientes mezclados, añadiremos la leche con cuidado y, posteriormente, las yemas, aquí mejor paciencia y maña, porque tiene que quedar sin grumitos. Una vez hecha la mezcla anterior, cogeremos las dos claras y el azúcar que hemos reservado, y las montaremos a punto de nieve (para los novatos como yo, es cuando tiene textura espumosa, pero cuando levantamos el batidor no cae líquido, sino que queda en las varillas) Cuando tengamos las claras de esta forma, las añadiremos poco a poco a la mezcla anterior. Y ya tendremos la masa del bizcocho que pondremos en un molde con un grosor de 1 cm (yo utilicé un molde desmontable así que para prevenir lo "forré" con papel de aluminio por si entraba agua dentro del molde, mejor prevenir, y que bien que lo hice XD)

En una bandeja con un par de centímetros de agua en ebullición, es decir, que estará dentro del horno, introduciremos el molde del bizcocho dentro de la bandeja con el agua para cocinarlo al baño María. En este paso pondremos el horno a 180 ºC y en posición de arriba y abajo durante 35 minutos (lo digo porque yo hice los pasos de la receta de donde lo saqué y lo puse con el calentor por debajo, lo que hizo que un pequeño punto del centro de la masa no se me terminase de cuajar como el resto)

Mientras se cocina el bizcocho en el horno, iremos preparando la crema. Para ello comenzaremos mezclando el mascarpone con el azúcar glas, este proceso no tarda mucho y os quedará con una textura un poco más "suave" que el queso tal cual lo hayáis cogido de la tarrina. Cuando tengamos el mascarpone preparado, montaremos la nata, es recomendable que los utensilios que vayamos a utilizar para montarla estén bien fríos (tanto el bol como el batidor), cuando podamos levantar el batidor y se nos quede la nata en él sabremos que ya no tenemos que batir más, lo digo porque si intentamos que esté un poco más solida obtendremos mantequilla en vez de nata montada. 
Cuando tengamos la nata ya montada, la iremos mezclando poco a poco con el mascarpone. No tengáis miedo en este paso que la nata no se bajará, ya que el bol seguirá algo frío, o por lo menos el mio lo estaba y eso que yo lo monté a mano (sí, me dejé el brazo tanto en este paso como en el de las claras a punto de nieve)

Una vez que el bizcocho esté listo, lo dejaremos enfriar dentro del horno para que no se baje. Cuando haya pasado un tiempo, yo le dejé 20 minutos, podremos sacarlo del horno. Lo desmoldaremos y cortaremos en láminas para hacer las distintas capas de nuestra tarta. Humedecer un poquito el centro del bizcocho con el Kirsch (licor de cereza), yo este paso no lo he realizado porque no me gustan mucho los licores.
Cuando tengamos las láminas separadas, pondremos una capa de nata con mascarpone y la extenderemos por toda ella, y posteriormente colocaremos las fresas (yo las corté en láminas para que no quedasen muy gordas las capas) Este paso lo realizaremos tantas capas como tengamos. Una vez utilicemos la última capa de bizcocho, procederemos a extender la nata con mascarpone por encima para cubrirlo todo. Cuando la tengamos completamente cubierta, la decoraremos al gusto. 

Mi opinión sobre esta receta:
Tengo que decir que me he flipado un poco pensando que no sería tan complicado hacerla, ya que me he tirado varias horas en la cocina para llevarla a cabo, además de dejarme el brazo como ya os he mencionado (de ahí el consejo de utilizar batidor eléctrico XD) 
Uno de los ingredientes no lo he utilizado y es el Kirsch (licor de cereza) pues no me gustan mucho los licores (como he dicho) y paso de notar el saborcito en la tarta, además de que no creo que difiera mucho el sabor de la tarta con o sin licor. Aunque si que le veo una pega a su utilización y es que reblandecerá el bizcocho, lo que hará más difícil su manejo.
Para la decoración opté por un estilo clásico, aunque yo y la manga pastelera no nos conocíamos, no nos hemos llevado mal del todo (aunque me pienso comprar otra, ya que he terminado pringada debido a que era de tela o algo parecido) Aún así no me convencía del todo que fuese tan blanca, así que pensé en ponerle algún trocito de fresa por los lados para llenarla un poco, pero que tampoco compitiese con la decoración superior (puede que para la siguiente opte por otra forma de decorarla)
También quiero mencionar que tengo que medir mejor los moldes que utilizo, pues el que he cogido para la receta era algo grande y me ha salido la tarta grande y fina (que tampoco la veo mal del todo) Por lo tanto, si utilizo esta cantidad usaré un molde más pequeñito, y si utilizo el molde que he usado, aumentaré la cantidad. 
Y ya por último, como consejo de novata y sin grandes recursos instrumentales, para que la nata que la recubre os quede más o menos lisa os recomiendo que utilicéis un cuchillo estilo jamonero (el que se encuentra en los soportes donde se pone el jamón, ese que es estrecho y largo) de punta redonda para evitar cortes y clavarle el cuchillo en un descuido. Para su utilización os recomiendo lo siguiente, ya que será más largo o igual que el diámetro de vuestra tarta, pasadlo de derecha a izquierda (o al contrario si sois zurdos) hasta llegar al otro extremo de la tarta, girad la tarta y volverlo a pasar. De esta forma evitareis que os queden franjas o surcos entre las zonas lisas y todo estará más o menos parejo.

Bueno, espero que os animéis a realizar esta receta, que aunque es laboriosa compensa luego ver como gusta. Eso si, yo terminé empachada de tan solo hacerla, así que hasta la noche no la pude probar (y eso que soy bastante golosa XD)

Fuente de la receta: recetas japonesas.

7 comentarios:

  1. ¿De verdad eres novata?, yo cuando me estaba sacando el título de grado medio de pastelería y repostería veía cosas que ni se asomaban a lo que has hecho tu, ¡ esto es una maravilla!

    Sí, se lo que es montar las claras a mano... no había montadoras para todos y la mayoría lo hacíamos a mano. Te diré unos consejos para que te cueste menos;

    * Pon las claras en un recipiente de cristal o de metal y debajo de ellas agua muy caliente como si fuera un baño maría ( no mucha o te cuajarán), eso y una pizca de sal "1 gramo aproximadamente"
    Verás como te cuajan antes y más fuertes^^

    De verdad, y desde mi ojo pastelero te doy mis felicitaciones, lo único que veo es que la nata se te ha bajado un poco... y es que lo casero es lo que tiene... hoy en día va todo en sobres y en polvo, de modo que lo nuestro tiene más merito.

    Un abrazo preciosa y que la disfrutes:

    Jeanne.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has sacado los colores ^///^
      Oye pues tomaré nota porque yo creía que se me iba a caer el brazo del cansancio (es lo que tiene no estar acostumbrada XD)

      Un saludete!!! ;)

      Eliminar
  2. Que buena pinta tiene ¡¡madre mia!!
    Un beso ^.^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y más buena que estaba =) además tiene pinta de empachosa, pero realmente estaba super suave, así que si tienes un ratito te recomienzo que pruebes a hacerla ;)

      Eliminar
  3. ¡Madre mía qué pinta tiene la tarta, y, encima es mi favorita!. No tenía ni idea de como se hacía, ahora, gracias a ti, sí. Yo sé hacer torrijas, flanes, bizcochos, pero, tartas no. Muchas gracias por la esta maravillosa receta.

    Besos, linda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste la receta y si así puedes hacerla cuando quieras mejor que mejor ;) así que en caso de que la hagas ya me contarás que tal te ha salido =)

      Eliminar
  4. Te ha quedado estupenda! muchas felicidades Luar, espero que estuviera muy rica ^_^

    ResponderEliminar

Todo comentario será bienvenido, siempre y cuando se escriba desde el respeto. A su vez, todo comentario con spam o url externos al blogs será eliminado (si queréis que vea algún blog, canal de youtube o lo que sea mandármelo por correo o twitter)

Con todo esto... ¡¡¡Gracias por el comentario!!! y os responderé lo más rápido posible ^-^